EL VIAJE DEL TAMBOR

En simplemente Tumbarse, nuestro cuerpo tiene la posibilidad de relajarse de forma profunda, ceder sus tensiones a la Tierra gracias a la gravedad y dejar que la mente se interiorice dentro de sí, accediendo a información, sensaciones y aprendizajes diferentes de los realizados en vigilia.

El Viaje del Tambor es una forma tradicional y segura de ingreso a una percepción y entendimiento de sí mismo no habitual. El toque rítmico del tambor es el aliado e inductor de este estado de conciencia y es una forma habitual de trabajo en diferentes culturas y comunidades.

Lejos de mostrar El Viaje del Tambor como una técnica misteriosa, oculta y cargada de elementos culturales, baste citar que diversos instrumentos, cuando son tocados a un compás alto que supera los 200 golpes por minuto, facilitan el cambio de frecuencia en nuestras ondas cerebrales hasta lograr una frecuencia de entre 4 y 7 Hz (Hertzios = ciclos por segundo), TEL VIAJE CHAMÁNICOheta, en la que nuestro cerebro procesa información de forma diferente a la vigilia (frecuencia Beta, 14-28 Hz).

Con el entrenamiento adecuado este cambio cerebral es cada vez más sencillo, pudiendo utilizar este viaje para obtener información, claridad y diferentes perspectivas sobre problemas y circunstancias personales, familiares y sociales. La respuesta, sin duda, está en nosotros, pero podríamos decir que sólo en determinado ritmo interno, ritmo que El Viaje del Tambor nos permite experimentar. El realizar el Viaje en grupo potencia en gran medida los resultados personales.

Dirigido a

Todos aquellos que quieran experimentar la Meditación Tumbada, la relajación profunda y el diálogo con nuestro interior de forma segura y profunda, alejada de elementos culturales, dogmas o sistemas de creencias. Simplemente sonido, ritmo, grupo y relajación.

Actividad bimensual viernes / domingo

pie01

Threesome