MEDITACIÓN - Las 4 Maestrías

«Después de años aprendiendo a razonar, por fin un curso donde uno empieza a aprender a sentir, a escuchar, a olfatear... Llaves sencillas, cercanas, al alcance de tod@s, pero lleno de la magia de la energía. Un curso para acercarse, un poquito más, al Ser que uno realmente es.»
M.C., participante del seminario Meditación I - Septiembre de 2008

«Desde que he empezado con Meditación y Energía I, siento como si se abrieran puertas a mi alrededor, como si se fuese diluyendo cierta densidad y dejando paso a la fluidez, a las cosas sencillas, al reencuentro con viejas amistades, a lo normal que en realidad soy,... Esto hace que me sienta "dentro" del mundo, con la posibilidad de participar.»
E.F., participante de clases de Meditación y Energía I – Noviembre de 2011

M Y E I - SALASe define en ocasiones meditar como "volver al hogar". Se puede decir también que es "Recordar Quién Soy".

¿Por qué necesitamos recordarlo? Sencillamente porque lo hemos olvidado. Somos Consciencia, Vida, Infinito. Nuestras creencias, prejuicios, recuerdos, proyecciones, memorias... son obstáculos que nos impiden experimentar nuestra naturaleza verdadera.

Vivir desde los condicionamientos implica "vivir desde el yo". Podríamos pensar que hemos de esforzarnos por cambiar el yo e "intentar iluminarnos". Pero así más bien incrementamos la presión y nuestras limitaciones.

Meditar no es la práctica que nos transforma sino la que nos ayuda a reconocer lo que YA somos, desvelando lo falso como falso.

A través de la Meditación lo falso se va a revelar y a... rebelar, como oportunidad para ser liberado. Así, una gran Meditación no es la que nos da una gran experiencia sino la que nos muestra lo que ES.

La Meditación necesita de la Presencia. Meditar es Permitir, es Rendición, es No Hacer. Sólo en esa Presencia o Vacío "lo que no es" puede emerger para retornar al Vacío. La práctica básica es, por tanto, la que nos conecta con la presencia y también con lo cotidiano. Cumpliendo estas dos premisas, el Vacío y la integración en la vida cotidiana, desarrollamos las Cuatro Maestrías de la Vida: Caminar, Estar de Pie, Sentarse y Tumbarse, que son los cuatro tipos de Meditación que practicamos.

Cierta estructura, a modo de mapa que luego abandonaremos, es necesaria en la Meditación. El Cuerpo de Energía, como vínculo con la Consciencia y la Vida, es el mapa que nos sirve de referencia.

"Errores" a evitar en la Meditación:
1. Hacerlo desde el yo, como un logro o una habilidad más
2. Partir del estado cotidiano y ausente
3. Apegarse a la práctica, al sistema y al profesor
4. Esforzarse por conseguir más y acumular
5. Prefijar lo que se quiere conseguir

Algunas claves de la práctica "adecuada":
1. Confianza en la práctica y el método
2. Práctica asidua y paz-ciencia
3. Entendimiento de la práctica
4. Aceptación de las dificultades
5. Escucha y verificación de la práctica en lo cotidiano:
¿cómo me siento?, ¿cuánto discuto?, ¿cuántas cosas necesito?, ¿qué visión del mundo tengo?

Contenidos

• Presencia, ausencia y postura corporal
• Espacio abierto - observación y atención enfocada
• Meditación sobre el Vacío
• Abrir las manos
• Abrir el corazón
• Meditación en la presencia
• Meditación sobre la impermanencia
• Meditación sobre la respiración y la Vida

Contenidos nivel II

• Armonización Resonante
Mudras
• Trabajo con plantas y alimentos
• Trabajo con colores
• Meditación alquímica sobre la Tierra

• Concepto Deqi y su aplicación en meditación y sanación

Dirigido a

Todos los interesados en conocer y practicar un sistema directo y simple de Meditación Sentada, que aporta claves para su integración en lo cotidiano y para la práctica eficaz de cualquier disciplina energética.

Requisitos: motivación, interés y apertura hacia el trabajo.

Actividad mensual (clase viernes o domingo) + seminarios nivel I y II (septiembre - abril)

pie01

Threesome