ORIENTACIÓN PERSONAL

Aspectos generales

Si miramos con perspectiva los problemas que aquejan a cualquier adulto advertimos que suelen incidir sobre los mismos focos: relaciones presentes y pasadas, padres y hermanos, hijos y abortos, trabajo y vocación, sentido de la vida, salud y vitalidad y conexión con lo espiritual.

Con frecuencia, si acaso somos conscientes del bloqueo, optamos por repetir con mayor esfuerzo cada vez la misma estrategia, buscando cambiar el afuera y no el adentro. Intento que tarde o temprano acaba en el hastío o el abandono de nuestros sueños.

En otras ocasiones buscamos ayuda, a veces en lugares equivocados, es decir, donde el que ayuda también traicionó sus sueños, anhelos y compromisos. De esta forma obtenemos soluciones a medida del miedo, la limitación y el orgullo, que incluso pueden llegar a ser muy racionales... pero poco inteligentes.

Otras veces lo resolvemos todo nosotros mismos y, en ese alarde de individuo que sabe y que se proclama "independiente", no salimos del nivel en que el problema se originó. Se carece de profundidad, sobra arrogancia... y la máscara del conocedor y erudito nos aferra más aún a nuestro condicionamiento.

Algunas veces queremos solucionar, sea solos o con ayuda de otros, en un nivel de lo que somos, atendiendo quizá sólo el cuerpo, la mente o las emociones, pero rara vez la energía, el grupo, la sociedad, la naturaleza, la especie o el espíritu. Al mirar sólo una parte de nosotros, incluso aquélla que nos gusta, evitamos la responsabilidad que las otras capas de nuestro Ser nos demandan, haciendo imposible un progreso real, que es aquél que atiende lo global y no sólo las partes.

8-ORIENTA manosmundo

Solucionar un problema exige una visión amplia que incluya otras perspectivas y niveles, una visión que pueda incluir la aceptación, el reconocimiento, el entendimiento y, sobre todo, la fuerza, energía y dirección adecuada para estar en el lugar en donde lo que sucede siempre es idóneo, los problemas son retos y la Vida, un aprendizaje y un servicio.

Meditaciones, ejercicios específicos, contacto con la naturaleza, trabajo sobre los patrones anteriores, compromiso con la palabra e intención del corazón, diseño de metas reales y trabajo sobre la claridad en el camino son algunas de las herramientas que usamos en la consulta de Orientación Personal.

En ella dos se reúnen y miran desde diferente posición a un mismo lugar. No existe el que sabe, sólo dos que se encuentran y aprenden. Uno sugiere y el otro prueba, incluyendo siempre todas las dimensiones. Al final ambos saben que llegamos adonde estamos.

Indicaciones

A través de la Orientación Personal podemos trabajar problemas comunes como ansiedad, depresión, falta de sentido de Vida, problemas de identidad, problemas de pareja, relaciones familiares, culpas, miedos, bloqueos físicos, mentales o sociales y ausencia de objetivos y perspectiva vital.

Más información en: info@caminar-meditar-vivir.com

pie01

Threesome